¡Feliz Navidad coworkers!

Dicen que cuando te haces mayor apetecen más los planes de día. Pues debe ser verdad.

El coworking crece más con cada año y esto pasa factura. No nos referimos al aspecto de nuestro palacete, que luce tan lozano como el primer día (del siglo XIX), sino a la fiesta de Navidad que preparamos para los coworkers. Este año la trasladamos a la mañana y organizamos un súper desayuno.

La respuesta no ha podido ser mejor. Bizcocho, dulces, fruta… ¡y hasta fuentes de chocolate!

Tal ha sido el éxito, que nos han saboteado el ponche, digo el zumo de naranja. ¿Quién quería brindar con cava?

¡Felices fiestas a todos! Gracias por compartir esta dulce fiestecita con nosotros.

Comparte esta noticia en tus redes: